cerco de Numancia

El cerco de Numancia: conócelo desde dentro

Numancia, el mito, siempre se ha magnificado de manera especial, hasta el punto de llegar a formar parte de la lista de las grandes derrotas de la historia.

Los mitos forjan identidades y conforman comunidades y en este sentido pueden tener su utilidad y en este contexto la historia de Numancia, su sacrificio, ha sido siempre engrandecido y utilizado según los intereses ideológicos del momento. La heroica gesta de los numantinos de inmolarse antes que doblegarse al poder de Roma es, por sí mismo, un gesto con múltiples lecturas según lo analicemos desde el punto de vista de los opresores o de los oprimidos. Para Roma representaba una cosa, para los Numantinos otra.

Se ha usado muchas veces la lectura de esta gesta como un ejemplo de patriotismo, ha servido para definir nacionalismos o para confirmar identidades nacionales, etc. Se nos ha presentado, en definitiva, como ejemplo de cualquier cosa que sirva a los intereses ideológicos o políticos del momento. Es evidente que para todo pueden servir los mitos y sobre todo según el prisma con qué se miren.

Nos preguntamos desde el prisma de hoy, que imagen de ese caleidoscopio que representa el mito Numancia, refleja mejor nuestra realidad, el mundo en que vivimos, donde las definiciones de patriotismo son cambiantes cada día, donde el sacrificio humano no existe mas allá de una noticia en TV y el poder en general y el económico en particular, fagocita cualquier revolución, o acto heroico colectivo, hasta “normalizarlo”.

Desde nuestro punto de vista teatral, el interés de representar Numancia hoy, tiene el sentido de contar su historia mas allá del mito y su utilización partidista, y ahondar en la realidad del drama y sus protagonistas. Que sea el espectador quien reflexiones sobre el poder y sus abusos: cualquier forma de poder, en cualquier lugar y ante cualquier forma de abusos.

Si el hecho teatral es uno, en este proyecto perseguimos dejarlo abierto para que sea el espectador quien ponga el acento en lo que más le interese o más le duela y de esta forma pueda elegir su propia forma de respuesta.

No siempre la muerte es el único final, antes lo son la humillación, la pérdida de identidad, el miedo, el hambre y cuántos etc se puedan poner de los muchos que conforman nuestra realidad cotidiana.

Monumentos religiosos de interés en Soria

Soria está llena de monumentos religiosos. El legado de la época románica en esta provincia queda patente en todos y cada uno de los monumentos religiosos. Hoy te vamos a detallar cuáles son algunos de ellos.

Iglesia de San Juan de Rabanera

El primero de nuestros monumentos de interés es la iglesia de San Juan de Rabanera. Este monumento es pertenece a la época del románico castellano y tiene la ciudad de Soria (España) como lugar de acogida. Dentro puedes encontrar dos impresionantes Crucifijos. El primero de ellos es el del altar mayor, también conocido como el Cristo del Olvido o Cillerero.  El otro, es el denominado Cristo del Perdón y se encuentra en el crucero enmarcado por un retablo-marco barroco.

Iglesia de Santo Domingo

La encontrarás en los barrios altos al norte de la ciudad de Soria. En el pasado se le llamó la iglesia de Santo Tomé. La Iglesia de Santo Domingo forma parte de la más de trinta parroquias con que contaba la Soria medieval

En la actualidad este centro de culto es un verdadero icono del románico soriano. Sus avales sonsu fachada occidental, la que para muchos, es la mejor del románico de todo el país.

Monumentos religiosos en Soria: Concatedral de San Pedro

Otro de los valuartes de la arquitectura románica castellana. Entre sus títulos está el de concatedral desde 1959. En su origen fue una colegiata,es decir, una comunidad de canónigos regulares de San Agustín. Su renovación fecha de mitades del siglo XII. En esa época Soria ya pertenecía a Castilla La Mancha y, por tanto, estaba sometida a la Diócesis de Osma.

Monasterio de San Polo

Anteriormente fue conocido como la Orden del Temple. Si la buscas la encontrarás entre huertas. Las paredes de esta ermita destán cubiertas de vegetación, lo que presta al conjunto un incuestionable sabor de romanticismo. Sus inicios están  ligados a los de los caballeros templarios.